1. Principal
  2. Gran Viaje
  3. Inspiración Gran Viaje
El blog de viajes by Chapka

Diez meses por el Sudeste Asiático: el última viaje de Julia

Tras un viaje de 13 meses por América, Julia del blog Camino Salvaje emprendió el año pasando un recorrido de casi un año por el Sudeste Asiático y ahora está a punto de emprender su tercer viaje largo. ¡Nos lo cuenta!

Para los que aún no conozcan tu blog Julia, ¿qué les puedes decir sobre Camino Salvaje y la autora?

Pues Camino Salvaje es mi proyecto personal, un espacio donde hablo de mis viajes y experiencias, donde doy consejos sobre los destino e información útil. Una parte importante del blog es ayudar a otras mujeres a organizar sus viajes y a que pierdan el miedo a viajar solas.

¡Casi que acabas de volver y ya has anunciado tu próximo destino: ¡la ruta de la seda en moto! ¿Puedes contarnos un poco más sobre este proyecto?

Mientras viajaba por el Sudeste Asiático me empecé a enganchar a viajar en moto. Alquilaba alguna de vez en cuando para recorrer algunas regiones y me encantaba la libertad que me daba. Así es que hacer un gran viaje en moto es algo que me entusiasma muchísimo. Además, quiero descubrir Asia Central, un lugar del mundo del que sabemos muy poco. No sale en la tele ni en los medios en general y por lo tanto me crea mucha curiosidad. Siempre me han gustado las aventuras y los desafíos y creo que la ruta de la seda en moto será una gran aventura.

Del Sudeste Asiático volviste hace muy poquito después de casi un año de aventuras por allí. ¿Qué países has visitado? ¿Qué destacarías de cada uno de ellos?

Pues empecé en Vietnam, el primer país asiático que pisaba y que supuso un fuerte impacto cultural para mí. De allí me fui a Camboya y subí a Laos, este último me encantó pues tiene una naturaleza increíble. Pasé por Tailandia donde hice el curso avanzado de buceo, aunque he de reconocer que el país en general me decepcionó un poco por el turismo masificado que tiene. Fui a Myanmar, que me sorprendió mucho y al que tengo que volver, ¡me quedó muchísimo por explorar! Visité también Malasia donde me encontré con mi familia y juntos estuvimos viajando por el país. Fue una experiencia increíble poder viajar con mis padres y mi hermana por allí, enseñarles cómo es mi vida viajera. Conocí Singapur, país que me sorprendió pues no me gustan mucho las ciudades y, sin embargo, disfruté de esta. Y finalmente fui a Indonesia, país que me robó el corazón. Es un lugar muy variado con naturaleza, cultura, gente muy amable y tradiciones preciosas.

Hay una pregunta que se hace casi todo el mundo: ¿cuánto cuesta un viaje de este tipo? ¿podrías compartir con nosotros Julia un presupuesto aproximado para un mes por el Sudeste para que nos hagamos una idea?

El Sudeste Asiático es muy económico, tanto el transporte como la comida y el alojamiento son baratos por lo que con un presupuesto ajustado se puede viajar por la zona sin problema. Yo me gasté una media de 500 € al mes, ¡menos de lo cuesta vivir en Madrid! Siempre procuro buscar alojamientos y restaurantes baratos; los sitios locales son los que tienen los mejores precios, al igual que los autobuses locales en lugar de los especiales para turistas. Así se puede salvar mucho dinero si estas viajando durante meses.

¿Qué costumbres o tradiciones te han llamado más la atención?

Creo que las tradiciones más impactantes y bonitas de las que he visto han sido las religiosas. En Luang Prabang, Laos, todas las mañanas se hacen ofrendas de comida a los monjes budistas, hay que levantarse muy pronto pues esto sucede al alba y es muy emocionante de ver. La comida que reciben los monjes es la única que tendrán a lo largo del día.

En Bali también fui testigo de una ceremonia hinduista en un templo de un pequeño pueblo, me invitó el padre de la familia que me alojaba y fue maravilloso. Son muy religiosos en Bali y vivir la ceremonia con ellos fue todo un honor.

La naturaleza también ha estado muy presente en tu ruta. ¿Nos recomendarías alguna excursión o trekking?

Sin duda recomiendo la subida al volcán Ringani en Lombok, Indonesia. Es algo duro pero merece mucho la pena por las vistas desde la cima.

Por supuesto recomiendo a todo el mundo probar el buceo, en Tailandia hay lugares preciosos y es uno de los países del mundo más económicos para hacerlo.

En Myanmar un trekking por Hsipaw o Kyaukme es también una experiencia digna de vivirse pues vas cruzando por la montaña pueblos con comunidades de lo más interesantes.

Si tuvieras que quedarte con los cinco lugares (ya sea una ciudad, una playa, un templo…) que más te han gustado, ¿cuáles serían y por qué?

¡Esta pregunta siempre es difícil! A ver, me quedaría con la región de Ha Giang en Vietnam, es muy poco conocida y hay muchas comunidades indígenas habitando la zona por lo que es muy interesante, además de tener unos paisajes preciosos.

Otro sitio del que me enamoré fue Kampot, en Camboya, es un pueblo a orillas de un río, muy tranquilo con muchas excursiones para hacer en los alrededores. Y además es de los sitios de Camboya donde mejor comí.

La ciudad más bonita del Sudeste para mí fue Luang Prabang, en Laos, es realmente hermosa y además tiene una espiritualidad que se puede respirar en cada rincón y, como he contado antes, tiene una de las tradiciones más sorprendentes que tuve la suerte de ver.

También me quedaría con el Lago Toba y su isla interior, Samosir, en la isla de Sumatra, de hecho me hubiera quedado allí a vivir. Ojalá el tiempo se hubiera congelado mientras estaba allí. No sé por qué pero las islas y lagos tienen un carácter muy especial que me encanta.

Y por último un poco de playa… me encantaron las islas Perhentian en Malasia. Son unas islas paradisiacas, las típicas de postal de arena blanca, aguas turquesa, palmeras y relax absoluto.

Sabemos que eres amante de la gastronomía, ¿lo más raro que hayas probado durante este viaje? ¿Y lo más rico?

Lo más raro bichos, hormigas, escorpiones y grillos han sido algunas de las cosas más raras que he probado, y he de reconocer que ¡no siempre agradable! De lo más rico el amok, un plato típico de Camboya que lleva pescado (o pollo) leche de coco y curry, ¡alucinante! También me gustó mucho el gado gado, un plato indonesio que se hace con verdura y salsa de cacahuete. Y el café, en Vietnam e Indonesia tienen unos cafés riquísimos.

La historia y de la cultura también son claves para ti y para tu blog. ¿Quieres compartir con nosotros una pequeña historia de algún lugar que hayas visitado? (tu favorito, por ejemplo)

Como te comentaba lo que más me ha llamado la atención de la cultura del Sudeste Asiático, en general, es su religiosidad. Los rituales y la pasión y devoción de la gente me impresionaron mucho. Hay templos por todas partes, pequeños altares en las puertas de la casas y los negocios, no hay un día para rezar, los siete días de la semana son días de culto religioso. Me resultó realmente impactante.

Quizá de la historia que más interesante me resultó fue la de los Batak, un grupo indígena de Indonesia ¡que hasta el siglo XIX eran caníbales!

Después de la experiencia de dos viajes largos y un tercero a punto de llegar, ¿qué consejo le darías a quien quiera aventurarse a un viaje sin fecha de regreso?

Que no se lo piense mucho. Estas cosas si te las piensas mucho te quedas en casa. Es mejor lanzarse a ello, comprar el billete de avión sin darle muchas vueltas y que sea lo que dios quiera.

Diez meses por el Sudeste Asiático: el última viaje de Julia
Puntúa este artículo

0 comentario

dejar un comentario