1. Principal
  2. Working Holiday Visa
  3. Australia - Working Holiday Visa
El blog de viajes by Chapka

Tras la pista del blog Guiado por las Olas en su segundo año de Work and Holiday Visa en Australia

Un año le sabía a poco, así que decidió lanzarse y prolongar su visado work and holiday en Australia. Daniel, del blog Guiado por las Olas, nos cuenta cómo lo consiguió y qué es lo que ha aprendido tras más de un año y medio en el país aussie.

¿Nos puedes resumir tu experiencia en Australia hasta ahora?

Mi experiencia hasta ahora en Australia, tras 1 año y medio largo ya (renové la Work and Holiday haciendo los 3 meses de trabajo en el norte de Australia), ha sido y continúa siendo increíble. Podría decir que venir a Australia me ha cambiado la vida para mejor en muchos sentidos.

Llegué en noviembre de 2016 a Gold Coast cargado de ganas de vivir nuevas experiencias y de surfear. Comencé por la zona de Surfers Paradise, pero pronto me di cuenta de que mi lugar estaba en el extremo sur de la Gold Coast, en Coolangatta, donde se pueden encontrar playas como Snapper Rocks o Duranbah, que cuentan con olas de gran calidad.

La adaptación al lugar fue bastante fácil. Rápidamente me hice con una habitación en un apartamento enfrente de la playa, con un chico australiano surfero muy majo. También me compré un coche, y al cabo de 2 semanas comencé a trabajar en una heladería justo enfrente de casa. Con trabajo, coche y casa todo empezó a fluir. Conseguí un segundo trabajo en Pizza Hut un mes después, y con ello ya tenía unos buenos ingresos cada semana.

El primer verano lo pasé compaginando entre surf, trabajo y amigos. No viajé mucho, a decir verdad, pero tenía una buena estabilidad en Coolangatta. En mayo me fui de viaje a Indonesia, en concreto a Bali y Lombok, en busca de más olas (para variar). Pasé allí un mes increíble. Tuve un par de días en los que caí muy enfermo, pero gracias a que tenía el seguro Work and Holiday de Chapka, estaba cubierto también en Indonesia.

A la vuelta de Indonesia, sabía que me tocaba viajar al norte a buscar trabajo para conseguir el segundo año de Work and Holiday. Tenía claro que quería quedarme, así que fui a por ello. Acabé trabajando en un “roadhouse”, que es algo como una estación de servicio de carretera, con gasolinera, cocina, un mini bar y parque de caravanas. El pero es que estaba en medio de la nada, a 19 horas en coche de la Gold Coast, a 4 horas de la ciudad más cercana. Lo más duro fue no tener olas durante los 3 meses, y el estar tan isolado, pero fue una experiencia única, metido en la Australia más profunda.

Con el segundo año asegurado ya, volví a Coolangatta para vivir de nuevo el verano que tanto había disfrutado. Conseguí nuevos trabajos como camarero en un restaurante de sushi, y haciendo “gelato” en una heladería muy conocida. Además, ya llevaba un tiempo trabajando con Dingoos, una agencia de estudiantes donde aún continúo trabajando. Vamos, que trabajo no me faltaba para nada. Ahorré bastante dinero durante los meses de verano, y con ello repetí el viaje a Indonesia, esta vez por 2 meses.

Y ahora aquí estamos de vuelta en Coolangatta, pasando mi primer “invierno” australiano, que parece más una primavera-verano de España.

¿Cuáles son los primeros pasos para empezar a instalarse?

Para mí, es importante encontrar una base. Esto dependerá de cada persona. Algunos prefieren vivir la experiencia al estilo nómada y viajar por todos lados. Yo me siento más a gusto teniendo mi lugar donde plantar el nido, volar de vez en cuando y volver después. Por tanto, para mí es importante la decisión de a qué ciudad ir.

También considero imprescindible un coche o medio de transporte. Quizá en las grandes ciudades no sea tan necesario, pero para mí en Gold Coast, y más si te gusta surfear, conseguir un coche es algo fundamental.

Por último, conviene encontrar rápido un trabajo, sobre todo si vienes como yo con un presupuesto ajustado. La vida en Australia es cara, por lo que no puedes dormirte o los ahorros vuelan. En cuanto comiences a trabajar, sea donde sea, todo irá bien.

Además del visado, ¿qué se necesita para empezar a buscar trabajo en Australia?

Sobre todo, se necesitan muchas ganas. Teniendo ganas encuentras trabajo seguro. Dependiendo de la experiencia y cualidades de cada persona, unos sectores resultarán más fáciles que otros, pero en general los sectores más accesibles en principio para extranjeros diría que son la hostelería, la limpieza, la obra y los servicios de transporte de comida como Deliveroo o Uber Eats, con los que puedes empezar a trabajar rápidamente para empezar a generar algunos ingresos.

El inglés es importante para acceder a puestos más especializados, de lo que hayas estudiado. Por ejemplo, necesitarás un nivel de inglés excelente para trabajar como arquitecto, en el área de la medicina, enseñanza, en el mundo de la empresa, o en atención al cliente. Si tu nivel de inglés es bajo, también tienes opciones, pero serán en trabajos menos cualificados. En la hostelería, podrías trabajar como runner (el que lleva platos a las mesas), o en la cocina, como dishwasher o kitchen hand. Conforme tu nivel de inglés vaya mejorando podrás ir realizando otras tareas de atención al público. En limpieza, obra y transporte también hay muchas oportunidades ya que no es necesario comunicarse mucho.

El mejor consejo que puedo dar aquí es ser muy persistente. Incluso pesado. Si eres pesado y vas al mismo sitio varias veces a preguntar por trabajo, probablemente te lo acabarán dando.

Para buscar trabajo online, recomiendo las webs de Gumtree, donde puedes encontrar infinidad de cosas como coches, casas y artículos de segunda mano, además de trabajo, y también Seek o Indeed, especializadas en la búsqueda de empleo. Para trabajos más cualificados recomiendo las dos últimas, mientras que para trabajos poco cualificados considero mejor Gumtree.

Respecto a la gente local, ¿cuáles son tus impresiones hasta ahora?

Los aussies en general me parecen gente muy abierta. Australia es un país muy multicultural y me parece que respetan más a los extranjeros de lo que se hace en otros países. Además, son muy correctos y amables con los demás. Cuando te cruzas con alguien lo más normal es que al menos te digan un “How are you going mate?”. Además, respetan también al máximo las pertenencias de otros. No se ven casi robos, y si encuentran una cartera es muy común que la devuelvan con todo el dinero.

Es fácil conocer aussies si quieres. Muchas veces he visto extranjeros que se encierran mucho ellos mismos en círculos de gente del mismo país o habla. Mi consejo es evitar esto, e intentar conocer un poco más a la gente local de tu trabajo, o que vayas encontrando en tu viaje. En mi caso, el surf es un buen medio para conocer gente local.

¿Qué ha sido lo que más te ha sorprendido?

Me ha sorprendido mucho la forma en la que los jóvenes entran al mercado laboral. En Australia, es muy común tener en los negocios a chicos y chicas menores de edad, incluso de 13 o 14 años. En muchos estados, no hay mínimo de edad para trabajar, en otros, es de 13 años.  Al principio yo también pensaba que era un poco descabellado, pero viendo cómo funciona, me parece estupendo. Se les considera “juniors” y van cobrando más conforme van avanzando de edad. Para los chicos, les sirve para entrar temprano en el mercado laboral, adquirir conocimientos, responsabilidades y habilidades que no se enseñan en la escuela y para ganarse un dinero. Para las empresas, tener algún junior les permite ahorrar costes en mano de obra. En España, creo que estamos muy por detrás en este sentido. Los jóvenes aprovechan la época de estudios como excusa para no trabajar porque “necesitan centrarse”, y llegan en muchos casos a edades de 20 años o más sin haber trabajado nunca, y son los padres los que cubren los gastos y caprichos. Así no se aprenden valores como el de la recompensa al esfuerzo. Tomen nota.

¿Hay algo que te hubiera gustado que te contaran antes de llegar?

Que la ropa es tan barata (sobre todo con tantos outlets). Así habría evitado traer tanta ropa que ahora solo me ocupa espacio.

¿Alguna anécdota graciosa que quieras compartir?

Durante mis 3 meses en el norte de Australia para renovar el visado, fui unos días de viaje a Port Douglas. Con el calor que hacía me fui directo hacia el mar a pegarme un baño, extrañado de que no hubiera nadie dentro del agua. Se me acercó un local rápidamente y me dijo literalmente: “Yo no daría un paso más, hace media hora la playa estaba cerrada porque había un cocodrilo de agua salada de 3 metros y medio justo enfrente de donde estás”. Ahí comprendí todo.

Ah, y un canguro se quedó a un par de centímetros de besarme. Luego se dio la vuelta. Me rompió el corazón…

Después de unos meses en este país, ¿recomendarías la experiencia?

Absoluta y rotundamente SÍ. Es una experiencia única, y de la que creo que es imposible arrepentirse. En el peor de los casos, si te vuelves a casa por la razón que sea, habrás conocido un país maravilloso, seguro que habrás aprendido inglés, habrás hecho nuevos amigos y tendrás historias que siempre recordarás. Si te va bien, tendrás eso y mucho más, pero dejo que lo descubráis por vosotros mismos 😉

¡Si quieres estar al tanto de las aventuras de Dani en su segundo año en Australia o pedirle consejo, síguele en Instagram!

Tras la pista del blog Guiado por las Olas en su segundo año de Work and Holiday Visa en Australia
5 (100%) 2 votes

1 comentario

dejar un comentario