1. Principal
  2. Mis Vacaciones
  3. Inspiración Vacaciones
El blog de viajes by Chapka

10 lugares que ver en el norte de Italia

un blog de palo

Texto e imágenes por Paloma de Un blog de Palo.

¿No me digas que todavía no has pensado tu destino para este verano? Nosotros ya tenemos nuestro viaje preparado y nos vamos a Italia. Sin duda, en un año tan complicado viajar al norte de Italia es una buena opción para disfrutar de un viaje fuera de España con todas las precauciones y seguridad para ti y para los lugareños. Prepara las maletas y echa un vistazo a los consejos sobre qué ver en el norte de Italia. ¿Te animas?

Antes de viajar al norte de Italia este verano: consejos

En este año tan complicado es imprescindible que antes de viajar al norte de Italia tengas en cuenta algunas cuestiones relacionadas con la salud y la pandemia de COVID. Para nosotros, es básico viajar con seguridad, y por ello, lo primero que hemos considerado, a la hora de irnos a Italia este verano es contratar un seguro de viaje. Algo que ya hacíamos habitualmente, pero que este año nos parece imprescindible.

Si tienes la suerte de estar vacunado estarás cubierto ante la pandemia, pero un seguro te permitirá estar tranquilo ante otros imprevistos, tanto sanitarios como relacionados con cancelaciones, pérdida de maletas, etc. Y, por supuesto, te permitirá estar tranquilo si tienes un esguince, un dolor de muelas o cualquier otro problemilla médico. Si no estás vacunado ten en cuenta que algunos seguros, como en el caso de Chapka, te permiten hacer una PCR un par de días antes de viajar a un coste menor que en la mayoría de las clínicas. Recuerda, la PCR es necesaria para viajar por algunos lugares de Europa y atestiguar que no estás contagiado de COVID. Tu salud y la de los demás es super importante en estos momentos.

descubre el seguro para un viaje perfecto Chapka

En este año tan complicado una recomendación muy importante: organiza muy bien tu viaje. A algunos no nos gusta organizar, en algunos momentos nos gusta ir a la aventura, sin embargo, este año las restricciones de aforos pueden ocasionar algún problema a la hora de encontrar alojamientos, restaurantes o entradas a sitios imprescindibles. Adquirir entradas a museos, reservar hoteles o visitas guiadas será un buen método para que no te pierdas nada en este viaje por el norte de Italia.

10 lugares que ver en el norte de Italia

El norte de Italia está lleno de «belle cose», por supuesto, en este post no están todas. Y las que están no es necesario que las visites todas a la vez. Puedes elegir una ruta concreta por cercanía a algún lugar, en estas regiones italianas hay muchísimo para visitar y es mejor hacerlo con calidad que con prisas.

Venecia

¡Como no voy a recomendar Venecia en un viaje al norte de Italia! De Venecia está todo dicho, es una ciudad absolutamente única por mucho que haya Venecias del norte, del sur, del este… Es un lugar especial en el que muchas veces, por culpa del turismo, nos agotamos de ver gente por todas partes. Sin embargo, si eres mínimamente inquieto y te sales de las calles más transitadas te encontrarás una Venecia mucho más tradicional y típica, con plazas en las que disfrutar de un helado o una cerveza. Los imprescindibles turísticos son el Canal Grande, la Piazza di San Marco con toda su monumentalidad, el Palacio Ducal, la Basílica de San Marcos, la gran Biblioteca, el Puente de Rialto

Mi tip: no dejes de visitar otros lugares un poco más apartados e interesantísimos como la Galería dell’Accademia, el barrio judío con su museo y, para mí, un rincón delicioso el patio del Palacio Contarini del Bovolo con su espectacular escalera.

Paloma del blog de Palo en Venecia

Verona

Mi ciudad preferida que ver en el norte de Italia. Allí viví un año y me parece un auténtico imprescindible en el país alpino. Verona es una ciudad bellísima en la que se inspira la novela de Romeo y Julieta pero que en la vida real ha tenido un papel histórico muy importante. El pasado romano de Verona se hace inmenso a través de los restos tan significativos como el anfiteatro L’Arena, uno de los mejor conservados del mundo y de una monumentalidad increíble. No te pierdas el teatro romano con unas bellísimas vistas del Ponte di Pietra. El río y sus orillas, el castillo medieval «Castelvecchio» y su pinacoteca, la Piazza delle Erbe, la Piazza Bra, las puertas históricas, il Duomo o las iglesias de San Zeno y Santa Anastasia hacen de esta ciudad un lugar único.

Mi tip (sobre todo si vas en pareja): visita Castel San Pietro, en una de las colinas de Verona es uno de los sitios más románticos de toda Italia. Sin duda, un rincón único que te dejará con la boca abierta.

Lago de Garda

El norte de Italia está sembrado de paisajes lacunares con grandes lagos como el Maggiore, el de Como y el de Garda y algunos otros menores como el de Varese, Orta, Garlate o el pequeñísimo Viverone. Para mí, pero esto es una opinión totalmente personal, el más bonito de todos es el de Garda. Todavía recuerdo una foto en un atlas antes de ir con el Instituto de viaje de estudios a Italia. Tal fue mi interés por el dichoso lago que en el trayecto entre Venecia y Milán le dije al conductor que si hubiera tiempo podríamos visitar Sirmione… Debo tener un buen poder de convicción porque paramos y lo visité por primera vez.

El lago de Garda, a caballo entre tres regiones (Lombardía, Veneto y Trentino Alto Adige) tiene de todo. Castillos tan impresionantes como el de Sirmione, uno de los más bonitos que ver en el norte de Italia, pueblos pintorescos en sus orillas, algunas islas como la Borghese y mucha marcha. Pues sí, el lago de Garda está sembrado de discotecas en sus cercanías a las que íbamos de vez en cuando desde Verona. Si te gusta el vino la zona de Valpolicella está muy cerca del Lago, hay numerosas bodegas y varias denominaciones para probar.

Mi sitio preferido del lago: Punta San Virgilio… el amanecer allí es un momento único.

lago di Garda en Italia

Mantova

Poco conocida, pero encantadora es la ciudad del ducado de Mantua, o sea, Mantova en italiano. Es, como tantas otras, una ciudad monumental, salpicada de preciosos edificios como el Palacio del Té, en las afueras, y el Palacio Ducal, uno de los más bonitos de toda Italia. Tanta es la espectacularidad de Mantova que junto con su vecina Sabionetta forman uno de los sitios Patrimonio de la Humanidad en Italia. Ambas están en Lombardía en la conocida como llanura padana (si vas, al igual que a Pavía, Vigevano o Milán, llévate repelente de mosquitos).

La corte de Mantova con la familia de los Gonzaga fue una de las más importantes del país entre el siglo XIV y el siglo XVIII. El desarrollo urbanístico y monumental de Mantova la hace ser una de las más importantes del renacimiento italiano por la que pasaron numerosos artistas y personajes fundamentales como Alberti, Andrea Mantegna o Giulio Romano. Me gustan mucho las vistas del río y de la zona en torno a este.

Milán

Milán es feo. Pues no, Milán no es feo, simplemente a lo mejor no te han enseñado cómo mirarla o, simplemente, has visitado tantas otras bellezas que no te das cuenta de los detalles. Milán es una ciudad imprescindible, es la capital de la moda y tiene algunos lugares históricos impresionantes como la Pinacoteca Brera, el castillo Sforza, el Duomo, la Galleria Vittorio Emanuele II o el teatro della Scala… En los recorridos habituales por Milán, básicamente un par de calles, son esos los lugares que visitarás, por supuesto, no te los pierdas. Pero aprovecha si visitas esta ciudad para pasar por otros lugares más desconocidos y pintorescos.

Me gusta especialmente, también a los milaneses, la zona de los «Navigli«, es decir, los canales que conectaban Milán con otros lugares como Pavía. Sí, más de 30 kilómetros de canal navegable por el que se transportaban mercancías. La iglesia de Santo Ambrosio, patrón de Milán, es un ejemplo impresionante de románico lombardo. La de Santa María delle Grazie, donde está La Última Cena de Leonardo, lo es del Renacimiento, como Santa María Preso, San Satiro. ¿Y qué me dices de las Columnas de San Lorenzo? Que datan de la época romana. No te pierdas la Loggia dei Mercanti, un rincón totalmente medieval en medio de la gran urbe y el Ospedale Maggiore, hoy edificio universitario, con una profusión decorativa como pocos lugares en el norte de Italia.

Milán tiene muchísimos atractivos que algunos no han sabido ver. Trabajar tres años allí me da un poquito de potestad para deciros que os animéis a conocer la ciudad, aunque de inicio no tenga ese halo de belleza de otras ciudades italianas.

La Cartuja de Pavía

Imprescindible para los amantes del arte es este recóndito lugar italiano, la Cartuja de Pavía. Se encuentra alejado de todo, no es facilísimo llegar con medios de transporte, pero merece muchísimo la pena. Está a unos 5-7 km de Pavía y si dispones de coche es el modo más sencillo para visitarla. Se trata de una gran cartuja construida gracias a la intervención de Gian Galeazzo Visconti en el final del siglo XIV. Es un lugar espectacular en el que destaca, nada más entrar, su preciosa fachada esculpida en mármol con numerosos elementos decorativos con columnas, medallones, estatuas, relieves…

El interior de la iglesia también es espectacular, con una sacristía imponente y una decoración muy llamativa. Mira para arriba. Maravillosos sus claustros en los que se disponen las diferentes celdas de los cartujos, donde pasaban la mayor parte de su tiempo de oración y vida. Las celdas son visitables en visita guiada que hacen los propios monjes que todavía viven en la cartuja. Por ello, los horarios son un tanto reducidos. La Cartuja de Pavía es un imprescindible para visitar en el norte de Italia y te dejará con la boca abierta.

Vigevano

Si lo que te interesan son los lugares poco turísticos pero preciosos tienes que visitar Vigevano. Para mí, siempre desde mi punto de vista, es uno de los pueblos más bonitos que ver en el norte de Italia. Entre sus atractivos está el Castillo Visconteo Sforzesco donde enraízan y entroncan dos de las familias más importantes del final del medievo y el renacimiento italiano: los Visconti y los Sforza. Pero, sin duda, el sitio que más llama la atención en Vigevano es su plaza Ducal, llamada el «salón de Italia» porque para muchos es la plaza más bonita del país. Y yo así lo creo, porque de las plazas que he visto es una de las más bellas.

No te pierdas el recorrido de la calle «cubierta», Strada Coperta, una larga calle abovedada dividida en dos niveles, inferior y superior. Servía para conectar la zona de la muralla con el castillo y, sobre todo, para ayudar en las huidas ante un posible ataque enemigo. No dejes de mirar por la ventana que da hacia la zona más cercana de la plaza Ducale, las vistas son inmejorables. Muy cerca de Vigevano, en la salida que conecta con Pavía, hay un pueblecito llamado Sforzesca que es muy curioso. 

Vigevano, pueblo que ver en el norte de Italia

Turín

Turín, para mí, es una de las bellezas más desconocidas de Italia. Esta gran ciudad, otrora industrial, es, en la actualidad, una ciudad cuidada y con multitud de atractivos para los viajeros. El centro histórico de Turín con la Piazza Castello, donde se sitúan el Palacio Real, el Palacio Madama o la Armería Real, es el corazón de la ciudad y de ella parten calles tan bonitas como Via Po, hacia el río, o Via Roma.

No te pierdas el Museo de Cine que está situado en la famosa Mole Antonelliana. Se trata de un espectacular edificio con una cúpula de hierro que te dejará impresionado. En el interior se ubica el Museo Nacional del Cine Italiano con una interesante colección y un ascensor que no te deberías saltar. No dejes de visitar el Parco Valentino, el más grande de Turín y con un montón de rincones interesantes como la recreación del borgo medieval y el Castillo del Valentino.

Génova

Génova es una ciudad con un ambiente muy especial, entre la modernidad y la tradición de una ciudad portuaria. Olores, sabores, colores que evocan la historia de navegantes de este maravilloso lugar. El centro histórico de Génova, la parte más antigua, es una especie de entramado medieval de callejuelas intrincadas con altas viviendas con fachadas coloridas. Convive esta zona con la parte más monumental de Génova: via Garibaldi, una calle totalmente renacentista sembrada de espectaculares palacios del siglo XVI: el Rosso, el Bianco, el Doria Tursi. Créeme si te digo que además de ser Patrimonio de la Humanidad es una de las calles más bonitas que ver en el norte de Italia.

La Catedral de Génova es muy original, es típica del estilo genovés en la zona durante los siglos XIII y XIV. Tiene una fachada gótica imponente con mármoles de diversos colores que realmente llama la atención.

Mi tip en Génova: visita Boccadasse, es uno de los barrios más tradicionales de la ciudad, se trata de una bonita zona marinera donde además se come muy bien.

Cinque Terre

¿Quieres conocer una de las zonas más pintorescas que ver en el norte de Italia? Sin duda, esas “las cinco tierras” (Le Cinque Terre). Se trata de una comarca situada en los acantilados ligures de la provincia de La Spezia. Está formada por cinco pueblos preciosos y muy coloridos con unas vistas espectaculares tanto desde ellos como desde el mar. Es un lugar perfecto para recorrer a pie y sin prisas, ya que existe una senda que permite caminar de unas a otras. No sabría decir cuál de estos pueblos es más bonito, porque todos ellos forman un conjunto Patrimonio de la Humanidad.

lugares que ver en Italia en la zona del norte

¿Qué te parece nuestro recorrido por el norte de Italia? ¿Te animas a viajar a Italia después del COVID?

5/5 - (2 votos)

1 comentario

dejar un comentario