1. Principal
  2. Voluntariado
  3. Preparativos Voluntariado
El blog de viajes by Chapka

Claves para organizar unas vacaciones solidarias

Javier del blog Viaja, disfruta y ayuda


Por Javier del blog Vivir para viajar

En el artículo anterior te hablamos sobre los tipos de voluntariado que existen (si no lo has leído, te lo volvemos a recomendar). Una vez has elegido el que más te interesa, es hora de comenzar con los preparativos. 

A continuación te enumeramos las claves para organizar unas vacaciones solidarias, las cuales aplican especialmente a los casos de voluntariado internacional, ya que suelen ser los más complejos.

NOTA: Para elegir un voluntariado tendrás que investigar y tener en cuenta varios factores. No existen factores más importantes que otros, ya que dependen de lo que sea más importante para ti: ¿es la causa, el país o la compañía? En mi caso personal, cuando organizo un viaje solidario tengo en cuenta estos factores en el siguiente orden:

Encuentra una causa con la que te identifiques

Si la parte de voluntariado es la que tiene más peso en tus vacaciones, elegir una causa que te motive es fundamental para que puedas disfrutar al máximo de la experiencia. Es muy importante que elijas una causa en la que puedas poner en práctica tus conocimientos y habilidades. Una causa en la puedas crear conciencia y en la que sientas que puedes marcar una diferencia. Por suerte, como voluntario, hay muchas temáticas en las que puedes ayudar: cooperación al desarrollo, cuidado de recursos naturales, comercio justo, desarrollo social, trabajo con colectivos en riesgo de exclusión, protección del medio ambiente, defensa de los derechos humanos, etc.

La causa que elijas, además de ser el hilo conductor una vez estés de viaje, puede definir también el destino u ONG con la que colabores.

Niños jugando en el patio de una casa al fútbol

Elige un destino

Podríamos decir que es casi tan importante qué vas a hacer como voluntario, qué el dónde lo vas a hacer. Por eso, para tener una experiencia más completa, tienes que elegir un destino que te atraiga y que puedas disfrutar, incluso si no fueras para hacer un voluntariado.

Además del interés que tengas por ese determinado lugar, hay dos cosas a tener en cuenta:

  • ¿Qué idiomas hablas? Poder comunicarte correctamente es muy importante para integrarte en el proyecto y ayudar lo máximo posible. Por ejemplo, si hablas solo español, lo mejor podría ser que elijas un destino de Latinoamérica; si te defiendes en inglés tendrás la posibilidad de elegir entre otras muchas opciones, como la India, Nepal o Tailandia; si hablas francés podrás colaborar también en algunos países de África, como Marruecos.
  • ¿En qué fechas puedes viajar? Aunque casi todos los proyectos están operativos durante todo el año, en muchos de ellos solo se reciben voluntarios en determinadas épocas, las cuales suelen coincidir con la temporada de vacaciones (verano, Navidad y Semana Santa). Por tanto, las fechas en las que puedas viajar influyen bastante en los proyectos que puedas elegir.

En mi caso, hablo español e inglés, tengo flexibilidad para poder viajar / ayudar durante todo el año, y me interesan causas de diferentes ámbitos, por lo que mi abanico de opciones es bastante amplio. Por eso, a la hora de seleccionar un destino, intento elegir uno en el que además de Turismo Solidario, pueda realizar un Turismo Responsable, y en el que pueda disfrutar de la oferta turística que ofrezca el país.

Investiga sobre la ONG y los proyectos que desarrollan

Cada año hay miles de personas que viajan al extranjero para disfrutar de unas vacaciones solidarias, lo cual que ya está empezando a conocerse como volunturismo. Este fenómeno está haciendo que cada vez haya más agencias que oferten viajes solidarios, y por tanto, que haya determinados destinos (normalmente los más accesibles / económicos) en los que aparecen nuevas opciones donde realizar voluntariados. Pero por desgracia, no todas son buenas. Y esto es especialmente preocupante cuando hay niños de por medio.

Un ejemplo de esta situación sería lo que, según un estudio de UNICEF, está ocurriendo en Camboya. Según el informe, en los últimos años ha habido un incremento en el número de aperturas de orfanatos, sin embargo, tres de cada cuatro huérfanos no son huérfanos en realidad, sino niños reclutados de familias sin recursos para crear proyectos para voluntarios. Y esto es algo que también se da en otros países como Sri Lanka, Indonesia o Liberia.

Cartel de una posible falsa ONG en Siam Reap, Camboya
Cartel de una posible falsa ONG en Siam Reap, Camboya

Por esto, a la hora de organizar tus vacaciones solidarias, este es seguramente el punto más importante. Una vez hayas decidido tu causa y el país en el que quieres colaborar, una búsqueda en Google del tipo “Protección del Medio Ambiente en Costa Rica” te ofrecerá opciones de varias ONG que estén trabajando en ese campo. Lo siguiente que tienes que hacer es revisar si en su web tienen opciones de voluntariado, y en caso afirmativo, ponerte en contacto con ellos para obtener la máxima información posible (aunque si la ONG te gusta mucho, también puedes escribirles aunque no oferten los voluntariados en su web).

  • Acuerda todo por escrito. Desde los detalles del proyecto a tu función como voluntario; y otros detalles como el alojamiento, cómo llegar o si existe algún pago o donativo que tengas que realizar por colaborar (de esto ya hablaremos en el próximo artículo)
  • Trata de tener a una persona de contacto que te de confianza, y que esté accesible cuando lo necesites (ya sea por teléfono, email o redes sociales)
  • Intenta contactar con otros voluntarios que hayan colaborado para contrastar opiniones

Si tras tener toda la información, te gusta lo que te ofrecen o necesitan y crees que puedes ayudar, ya solo te falta cerrar las fechas para realizar tu viaje solidario.

¿Mejor sólo o acompañado?

Un viaje solidario es un viaje diferente. Un viaje solidario es un viaje para compatir. Vas a vivir muchas experiencias y momentos intensos y especiales. Por ello, puede ser muy buena idea el realizar este viaje con algún familiar, con tu pareja o con algún amigo cercano. Pero es muy importante que esa persona esté en total sintonía con el voluntariado y el viaje en sí, ya que de lo contrario pueden surgir situaciones que te hagan disfrutar menos de la experiencia.

Por suerte, siempre tienes la opción de realizar el voluntariado solo. Porque en realidad, casi nunca estarás solo. La gran mayoría de personas que trabajan o son voluntarios en proyecto sociales, suelen tener un buen fondo, por lo que te ayudarán en todo lo que necesites y, dentro de las posibilidades que haya, te harán sentir como en casa.

Controla tus expectativas

Cuando tengas la causa, el destino, la ONG y la compañía… Comenzarás a visualizar cómo podría tu voluntariado.

Ese es el momento en el que tienes que controlar tus expectativas. Con esto no me refiero a que no tengas que esperar nada de tu viaje solidario, sino a evitar en lo posible el tener unas expectativas demasiado ambiciosas antes del viaje, ya que esto puede hacerte sentir frustración, llegando a hacer incluso que te decepcione la experiencia.

Por ello, no marcarte metas imposibles y ajustar tus expectativas, te ayudará a disfrutar al cien por cien del viaje solidario sea lo que sea que encuentres allí.

Debes ser consciente de que aunque en esta ocasión solo puedas ser voluntario durante un corto periodo de tiempo, seguramente el proyecto en el que vayas a colaborar sea a largo plazo, por lo que estarás aportando tu grano de arena.

Persona plantando una plata en la tierra con sus manos

Viaja seguro, viaja asegurado

Por último, y no por ello menos importante, hay que tener en cuenta el hecho de que muchos proyectos se desarrollan en lugares remotos, o en zonas donde los estándares de higiene son diferentes. Por ello, si viajar con seguro siempre es recomendable, cuando haces un voluntariado, viajar asegurado es obligatorio.

Además, dependiendo de la función que vayas a desempeñar durante tu voluntariado, es muy importante comprobar los detalles y la letra pequeña de lo que está incluido. Por ejemplo, ¿te cubre si hay un accidente en un 4×4 de camino a la ONG o comunidad en la que estés ayudando? ¿Y qué hay si se cae una pared de un edificio que no esté es muy buenas condiciones? Elige un seguro que te cubra en todos los casos.

Estas han sido las claves que considero fundamentales para organizar unas vacaciones solidarias, las cuales seguramente marcarán un antes y un después en tu forma de viajar. Y puede que en tu vida.

¡Hola! Me llamo Javi, soy un viajero a tiempo completo procedente del sur de España, y el impulsor del proyecto solidario Viaja, Disfruta y Ayuda: una plataforma en la que se da difusión a organizaciones (ONG, fundaciones, etc.) de diferente índole, en varios países del mundo. El objetivo de aumentar la visibilidad de dichos proyectos, y conectarlos con personas que puedan estar interesados en colaborar con ellos. Además, me involucro personalmente con alguno de ellos cuando me es posible.

Puntúa este artículo

2 comentarios

dejar un comentario