1. Principal
  2. Gran Viaje
  3. Inspiración Gran Viaje
El blog de viajes by Chapka

Isla de Pascua: ¡El ombligo del mundo!

Kike del blog Mono Viajero

Durante mi viaje por Sudamérica tuve varios destinos “soñados” en mente y uno de ellos era Isla de Pascua. Sin embargo, no era una decisión sencilla de tomar, ya que suponía un gasto enorme de mi presupuesto y un parón de varios días. ¿Adivináis que decisión tomé? ¡Seguro que sí! A mi llegada a Santiago cogí el primer avión que me llevase hasta “el ombligo del mundo” y me mentalicé para exprimir la experiencia al máximo.

A esto hay que sumarle que fue el regalo de cumpleaños que le hice a mi novia Alicia. Nunca me había costado tanto guardar un secreto, pero… ¡no sospechó nada hasta que llegamos al aeropuerto y disfrutó como una enana con la sorpresa!

Imágenes y texto por Kike, de Mono Viajero

Hombre y mujer con collares de flores en la Isla de Pascua

¿Qué tiene de especial Isla de Pascua?

Para empezar, ¡es una de las tierras insulares habitadas más aisladas del mundo! Es por eso que el primer nombre con la que fue bautizada era “Te Pito O Te Henua” que se traduce como “el ombligo del mundo”. Hoy se le conoce como Isla de Pascua porque el holandés que la descubrió lo hizo durante el domingo de Pascua de Resurrección: o Rapa Nui.

Pero vayamos al grano, todos los que vamos a la isla lo hacemos para conocer sus imponentes moais. Estos gigantes de piedra fueron creados por los primeros pobladores para representar a sus ancestros y que estos cuidasen sus tierras gracias al “mana” o poder espiritual. Es por ello que todos se sitúan sobre grandes altares de cara al interior de la isla.

En la isla existen más de 900 moais si contamos los que ya se encuentran en su correspondiente altar, los que se quedaron a medio camino por alguna caída y los que no fueron acabados y se sitúan en las laderas de algún cráter. Era en esos cráteres donde los esculpían y desde donde los trasladaban con ayuda de cuerdas y de su propio peso dejando que estos “caminasen” sobre sí mismos.

Además de todo lo que te acabo de contar, te aseguro que sobre la isla existe una magia que lo envuelve todo y que está presente en todos los rincones. Si quieres saber más, ¡sigue leyendo!

Hombre sobre el césped con las estatuas de la Isla de Pascua detrás

¿Qué ver en Isla de Pascua?

Yo decidí pasar 4 noches y 5 días en la isla, pero si aprovechas cada día al máximo puedes verlo todo en 3 días completos. Por norma general, los turistas pasan una semana entera disfrutando de la cultura y las playas de la isla. Como siempre, ¡todo depende de tu presupuesto!

A continuación, te dejo los lugares que tienes que visitar sí o sí y mis momentos favoritos en Isla de Pascua. El 80% de esos lugares forman parte del Parque Nacional Rapa Nui, cuya entrada cuesta unos 70 euros y te da acceso durante 10 días.

Ranu Raraku

La famosa cantera en la que los escultores tallaban los moais y en la que actualmente podemos encontrar unos 300 ejemplares. Muchos se encuentran en proceso y otros tantos a medio camino entre la cantera y el altar en el que debían ser colocados. Es la muestra perfecta para entender la guerra que paralizó por completo la actividad de la isla

Estatua en Ranu Raraku en la Isla de Pascua

Tongariki

Visitamos Tongariki más de dos y tres veces, pero sin duda nos quedamos con uno de los momentos más mágicos de la isla: el amanecer en Tongariki. También deberías visitarlo por la tarde, cuando el sol está en lo alto, para ver los rostros de los imponentes moais.

Amanecer en Tongariki en la Isla de Pascua

Tahai

En este altar encontrarás cinco moais (y otros dos un poquito más apartados), se encuentra en el pueblo de Hanga Roa y es el lugar perfecto para ver el atardecer con una cervecita en la mano. La imagen es increíble si el cielo está despejado y además escucharás el mar romper sobre las rocas, ¡nosotros fuimos todos los días!

Cinco moais en Tahai en la Isla de Pascua

Anakena & Ahu Nau Nau

Una de las pocas playas de la isla en la que disfrutar de un bañito y el paisaje de palmeras que la rodean. Eso sí, ¡date muchísima protección solar porque el sol engaña!

Además, encontrarás el altar Ahu Nau Nau con 7 moais perfectamente conservados.

Hombre con los brazos levantados en la playa de Anakena en la Isla de Pascua
6 moais en la Isla de Pascua

Rano Kau & Orongo

El primero es un gigantesco cráter con una conservación importante de la flora y fauna de la isla. Hay dos miradores para contemplarlo y el mejor consejo que puedo darte es que subas cuando el sol lo ilumine por completo. Justo al lado se encuentra Orongo, una aldea ceremonial en la que se pueden ver las casas en las que vivían los habitantes de la isla.

Cráter de Rano Kau en la Isla de Pascua

Te Pito Kura

¡Se trata del moai más grande transportado de toda la isla! A  pocos metros de él, en la orilla del mar, se encuentra una enorme roca redonda y magnética con una leyenda histórica a sus espaldas.

Moai Te Piro Kura en la Isla de Pascua
Roca energética en la Isla de Pascua

Ahu Akivi

Un altar con siete moais muy bien conservados y que podrás disfrutar a solas si lo visitas a primera hora de la mañana.

Pareja de hombre y mujer delante de 7 moais en Ahu Akivi en la Isla de Pascua

Poike & Maunga Terevaka

Si eres amante de los trekkings, y hace buen tiempo, estos son los más bonitos. Ambos son de corta duración (unas tres horas ida y vuelta) y desde sus cimas podrás disfrutar de unas vistas espectaculares de toda la isla.

Papa Vaka

El lugar perfecto para ver las famosas pinturas de la cultura Rapa Nui, ¡no todo eran moais!

Pintura de la cultura Rapa Nui en una roca de Papa Vaka en la Isla de Pascua

Fuente: www.parquenacionalrapanui.cl

Ahu Tepeu

Todo el mundo nos recomendó la visita a estas cuevas, pero lamentablemente estaban inundadas y con el acceso cerrado a nuestra llegada.

Ovahe

Como en todo lugar, siempre hay un secreto guardado por la gente local, y este es uno de ellos. Se trata de una playa oculta perfecta para ver el amanecer, ya que a partir del mediodía el sol desaparece y la marea sube.

Playa de Ovahe en la Isla de Pascua

Mataveri

Sí, es el aeropuerto de la isla, pero lo mejor que puedes hacer es acercarte por la mañana a ver aterrizar uno de sus dos vuelos diarios. ¡Tiene la pista de aterrizaje más larga de Sudamérica porque iba a ser utilizada como punto de aterrizaje de transbordadores por la Nasa!

Hanga Roa

No podía olvidarme de su principal localidad. Pasea por sus calles, hazte con algún souvenir, prueba su ceviche, descubre su original cementerio, báñate en sus piscinas naturales a orillas del mar y, ¡conoce a mucha gente local!

Calles de Hanga Roa en la Isla de Pascua

Snorkel & buceo

Una de nuestras mayores aficiones, pero no pudimos llevarla a cabo porque las aguas estaban muy revueltas (y porque era bastante caro). Eso sí, si tenéis suerte y un bolsillo un poco más repleto que el nuestro, ¡os podéis encontrar impresionantes tesoros ahí abajo!

No quería terminar sin regalarte uno de mis momentos favoritos: piérdete por las carreteras de la isla. Si puedes, alquila una moto uno de los días y recorre la isla de norte a sur y de este a oeste. Sus paisajes, su costa, sus caballos salvajes… todo ello forma parte de uno de mis recuerdos más bonitos. Eso sí, mucha precaución porque la carretera está llena de peligrosos agujeros.

Kike del blog Mono Viajero con un casco en una carretera de la Isla de Pascua

Como ves, en pocos días puedes ver y experimentar muchas cosas así que si, como nosotros, tienes la oportunidad de visitar Isla de Pascua… ¡no lo dudes y lánzate al “ombligo del mundo”!

Puntúa este artículo

1 comentario

dejar un comentario