1. Principal
  2. Gran Viaje
  3. Inspiración Gran Viaje
El blog de viajes by Chapka

7 lugares imprescindibles de la Patagonia: Argentina y Chile

Kike del blog Mono Viajero

La Patagonia intriga por sus paisajes espectaculares. La naturaleza apabullante de esta enorme región de Argentina y Chile no deja a nadie indiferente. Prepara tus bolsillos, porque tanta belleza tiene precio. Eso sí, te aseguramos que no te arrepentirás. ¿Y es que qué mejor plan después de haberte perdido por las transitadas calles de Buenos Aires que encontrarte solo frente a la naturaleza bruta? Aquí van mis lugares imprescindibles que visitar en tu viaje a la Patagonia. 

Imágenes y texto por Kike, de Mono Viajero

Ushuaia: ¡El fin del mundo!

Situada en el extremo sur de Argentina, Ushuaia es considerada como la ‘’ciudad del fin del mundo’’ por ser la más cercana al Polo Sur. Es el lugar perfecto para comenzar el recorrido por la Patagonia de sur a norte sin dejarte nada por el camino.

Yo llegué allí en enero, durante el verano argentino, por lo que pude hacer varios recorridos por los alrededores y enamorarme de su flora y fauna.

  • Glaciar Martial: subir a la base del Glaciar Martial te llevará una hora y media dependiendo del clima que haga, pero tiene su recompensa, ¡disfrutarás de unas vistas espectaculares de Ushuaia y del valle que forma el glaciar!
Pareja delante del Glaciar Martial en la Patagonia argentina
  • Laguna Esmeralda: caminarás durante dos horas a través de un sendero sacado de un cuento. Su bosque, las aguas cristalinas, las cascadas y las montañas te conducirán a una impresionante laguna color turquesa en la que podrás bañarte si el tiempo acompaña.
Hombre con los brazos abiertos delante de la laguna esmeralda en la Patagonia argentina
  • Canal de Beagle: uno de los imprescindibles de la ciudad. Cuatro horas de navegación en los que recorrerás varias islas donde te esperan leones marinos, aves y el famoso faro Les Éclaireurs. Es la única actividad de pago y, todas las agencias rondan los 40 – 50 euros (o más) dependiendo del tour, zonas que se
    visiten, etc.
Leones marinos en el Canal de Beagle en la Patagonia argentina

El Parque Nacional Tierra del Fuego y Tren del Fin del Mundo no lo hice porque la gente local me recomendó otros lugares menos turísticos, más económicos y con más encanto.

Puerto Natales: las famosas Torres del Paine

Todo el que llega a Puerto Natales tiene un único objetivo: subir a las Torres del Paine. Puedes hacerlo a través de diferentes recorridos según el tiempo y el equipo con el que cuentes.

Yo hice el full day, un trekking de 18 km (ida y vuelta) en el que se llega a la famosa base de Torres del Paine en 3 horas aproximadamente. La entrada cuesta 30 euros y te da acceso al parque para tres días.

Si cuentas con equipo para acampar, puedes hacer la “Ruta W” o la “Ruta O”, de cuatro y ocho días de duración respectivamente y para las que es necesario reservar y pagar si quieres tener espacio para tu tienda de campaña.

Pareja en la base de Torres del Paine después de un trekking por la patagonia argentina

El Calafate: Glaciar Perito Moreno

Tenía muchas ganas de ver con mis propios ojos el gran Glaciar Perito Moreno y dediqué todo un día a ello para pasear por sus miradores y lograr mi objetivo: ver caer alguno de sus inmensos bloques de hielo. Al contrario de lo que solemos creer, la caída no se debe al cambio climático, se debe al crecimiento del glaciar.

Si tienes paciencia logras ver la caída de varios bloques y escuchar el enorme estruendo que provocan.

El precio de entrada es de unos 16 euros y únicamente te da acceso a las pasarelas. Si por el contrario, deseas navegar cerca del glaciar o realizar un trekking sobre el propio glaciar, deberás informarte en las Agencias de Turismo. ¡Te adelanto que los precios rondan los 100 euros!

Hombre con barba delante del Glaciar Perito Moreno en la Patagonia argentina

El Chaltén: la ciudad del trekking

El Chaltén es conocida como la “capital argentina del trekking” por las múltiples opciones que ofrece para lo amantes de esta disciplina. Yo me decanté por hacer los dos trekkings más conocidos y, al contrario que en las Torres del Paine chilenas, ¡son gratuitos!

  • Fitz Roy: se trata de un sendero circular bastante sencillo de 20km de longitud. La parte más complicada llega en el último km, en el que se recorren 400m de subida hasta llegar a la base del famoso Fitz Roy. Yo no logré ver la cima despejada por culpa de las nubes, pero intentarlo mereció la pena.
Hombre delante del carte del mirado Fitz Roy en el Chaltén, Argentina
  • Cerro Torre o Laguna Torre: un recorrido de 18km muy sencillo y parecido al camino de Laguna Esmeralda de Ushuaia. El regalo final es contemplar la Laguna Torre con grandes trozos de hielo que provienen del glaciar.
Hombre con barba y gafas de sol con un trozo de hielo en la mano en la Laguna Torre, Argentina

Además de los dos más famosos (y largos, también), hay otros trekkings que salen también desde el pueblo; el de Laguna Toro, el de Loma del Pliegue Tumbado y las famosas Laguna Madre e Hija (posible llegar desde los dos principales también).

Otra opción para una tarde aburrida o para ver el atardecer puede ser subir al Mirador de Los Cóndores o al Mirador de Las Águilas.

Carretera Austral: paisajes interminables

Recorrer la famosísimas Carretera Austral chilena, o parte de ella, a dedo era otro de mis grandes sueños. No soy el único, ya que a lo largo de todo el camino me crucé con muchos viajeros que tenían los mismos planes que yo. En ese momento aprendí las “normas no escritas” a la hora de hacer autostop y… ¡todo fue sobre ruedas!

Durante todo el recorrido conocí a muchísimos conductores que me ayudaron a lograr mi sueño, recorrí pueblecitos encantadores de una sola calle y un par de cuadras a su alrededor, disfruté junto a gente local gracias a Couchsurfing y comí tantos asados que nunca terminaré de agradecérselo. ¿Lo mejor? Las enormes montañas cubiertas de árboles y los lagos a lo largo de toda la carretera.

Algunas de mis paradas fueron: Puerto Río Tranquilo, donde visite las Catedrales de Mármol junto al matrimonio que me levantó en la carretera; Villa cerro Castillo, un pueblo en medio de las montañas que me regaló uno de los atardeceres más bonitos que he visto; Coyhaique; Puerto Cisnes; Puyuhuapi, desde donde puedes acceder al Parque Nacional Queulat y visitar el Ventisquero Colgante; La Junta; y Futaleufú, uno de los mejores lugares del mundo para hacer rafting.

Paisaje de roca y agua durante la carretera austral en Argentina

Bariloche: la ciudad más visitada de La Patagonia

Cuando llegué me encontré con una ciudad más grande de lo que estaba acostumbrado a ver en las últimas semanas y con unas temperaturas tan altas que hasta los propios locales se sorprendieron. Esto hizo que apartase mis ganas de hacer trekkings y me limitase a disfrutar de sus lagos.

Gracias a un chico que conocimos allí pudimos recorrer el Lago Negro en kayak y llegar hasta Isla Huemul, antigua base del nazismo en la que construyeron laboratorios para realizar experimentos nucleares. Actualmente solamente quedan ruinas, ¡pero son impactantes! El resto del día lo pasé refrescándome a orillas del lago.

También os recomiendo subir al atardecer a cerro Castillo para ver las hermosas vistas 360 grados de Bariloche y los lagos que la rodean. Yo me ahorré el telesilla y subí a pie 30 minutitos, ¡merece la pena!

Mano sujetando un vaso mate delante de una playa

Pucón: el volcán activo

La última parada la hice en Pucón porque quería subir a un volcán activo, el Volcán Villarrica. Desde la ciudad se puede ver el imponente volcán cubierto de nieve y soltando azufre.

Es obligatorio subir con guías que te dejen el quipo necesario, te orienten y te marquen los tiempos. En total son de 4 a 6 horas de subida sin teleférico y con varias paradas para poder disfrutar de las vistas. La bajada se hace con plásticos a través de un tobogán en la nieve, ¡disfruté como un niño!

Hombre sentado al lado del cráter de Pucón en Argentina

¿Estás planeando tu viaje a la Patagonia y tienes dudas? ¡Pregunta a Kike y te dará sus mejores consejos!

2 comentarios

dejar un comentario