1. Principal
  2. Voluntariado
  3. Inspiración Voluntariado
El blog de viajes by Chapka

“Hacer un voluntariado cambia tu forma mirar y entender el mundo”

A través de la web Pasaporte Solidario, Marta pone a disposición de sus lectores todo lo que ha aprendido a lo largo sus años como voluntaria. Con sus enseñanzas, ayuda a aquellos que quieren lanzarse a realizar un voluntariado internacional a despojarse de sus miedos y dudas. Si estás pensando en hacer un voluntariado o quieres hacer un viaje solidario a Kenia, ¡te recomendamos que hables con ella!

¿Cómo nace Pasaporte Solidario?

Un año como voluntaria en Kenia me cambió la vida.

Al finalizar esa experiencia como coordinadora de un proyecto en terreno, volví a Barcelona con la firme intención de retomar mi vida anterior: rápidamente conseguí un muy buen trabajo como educadora e intenté pasar página. Pero fue imposible.

Me di cuenta de que mis necesidades y mi escala de valores habían cambiado totalmente y de que, lo que antes me hacía feliz, ahora no me llenaba. Había descubierto una nueva forma de vivir, una nueva nueva filosofía de vida, que lo habían cambiado todo para siempre.

En plena revolución interior, comencé a buscar alternativas que me permitieran vivir y trabajar de manera acorde a esa nueva vida que quería crear. Y así, investigando, fue cómo descubrí las inmensas posibilidades que Internet podía ofrecerme.

Sentía la necesidad de gritar al mundo la importancia de dar un contenido social y solidario a nuestros viajes, de transmitir lo potente que es el voluntariado como agente de cambio social.

A la vez, sabía que mi experiencia y mis conocimientos sobre voluntariado y sobre Kenia podían ser muy útiles para otras personas que querían hacer un voluntariado o viajar a este país.

De la unión de todas estas ideas es como nació Pasaporte Solidario.

Mujer con niño africano en los brazos, sonriendo ambos

¿Y por qué elegiste Kenia para hacer tu voluntariado?

Cuando decidí dedicar mis vacaciones a hacer un voluntariado, tenía claro que quería viajar a África. Era una ilusión que me acompañaba desde muy pequeña, y había llegado el momento de cumplirla.

También tenía muy claro que quería colaborar en un proyecto que trabajara para conseguir el empoderamiento de la mujer.

Estas dos condiciones (África y voluntariado con mujeres) fueron las que me llevaron hasta Kenia. Así que, más que elegir Kenia, Kenia me eligió a mí. Y le estoy profundamente agradecida.

Hoy, este país se ha convertido en mi hogar y ha puesto en mi vida personas y experiencias maravillosas. Kenia me ha regalado, y me sigue regalando, momentos inolvidables y aprendizajes que me acompañarán toda mi vida esté donde esté.

Kenia, para mí, significa descubrimiento, aprendizaje, madurez, crecimiento, serenidad, esencia, conexión…

¿Qué le dirías a alguien que quiere hacer un voluntariado internacional pero no sabe por dónde empezar?

Le diría que es normal que se sienta perdid@ y que tenga mil dudas, miedos y preguntas. Yo también me sentí así cuando decidí viajar a Kenia por primera vez.

Pero lo más importante que le diría es que, si de verdad quiere hacer un voluntariado, no permita que esos miedos e inseguridades le bloqueen y le paralicen.

Que busquen información, que contacten con personas que ya han vivido una experiencia de ese tipo, que busquen asesoramiento y acompañamiento profesional que les ayude a enfocar con claridad su voluntariado: desde superar esas dudas e inseguridades, hasta buscar organizaciones y proyectos fiables, pasando por una buena preparación personal.

En Internet hay un nivel de sobreinformación abrumador, y es normal no saber por dónde empezar a buscar. Lo importante es ser capaz de superar ese bloqueo inicial y dejarse asesorar por personas que ya han pasado por el mismo punto.

Mujer occidental rodeada de mujeres africanas en un patio exterior y bajo un árbol

Cuéntanos qué tipos de voluntariado hay y cuál es el que recomiendas tú hacer

Existen multitud de tipologías de voluntariado: social, mediambiental, sanitario, de logística e infraestructuras…, y ámbitos y colectivos muy diferentes con los que colaborar.

También existen voluntariados que se llevan a cabo en el entorno digital y que no necesitan que la persona viaje y se desplace a terreno. Me refiero a tareas como la gestión de redes sociales, el envío de correos y boletines informativos, la actualización y gestión de diferentes áreas que están informatizadas (como la economía, por ejemplo), etc.

Esto no es más que el reflejo de los avances de la sociedad de la información y la comunicación. Las nuevas tecnologías lo impregnan todo y tienen un grandísimo protagonismo en todos los ámbitos. Las ONGs no son una excepción y pueden ofrecer plazas de voluntariado para gestionar todas estas tareas virtuales.

A la hora de elegir qué tipo de voluntariado hacer, mi recomendación es elegir la colaboración en la que, según tu trayectoria, tu experiencia, tu perfil y tus conocimientos, puedas ser más útil y aportar más a la comunidad con la que vas a colaborar.

Creo que cualquier voluntariado que sea realmente fiable y transparente merece la pena.

El voluntariado ambiental está cada vez más de moda. ¿Qué opinas sobre él?

Frente a las constantes y cada vez más terribles amenazas a las que el ser humano tiene sometido al planeta, me parece fundamental llevar a cabo acciones orientadas a la protección y conservación del medioambiente.

Como siempre, lo ideal sería que los gobiernos e instituciones públicas dedicaran partidas económicas a la protección de la fauna y los ecosistemas, pero la realidad está muy alejada de esto.

Por lo tanto, me parece clave el apoyo de personas voluntarias en cualquier tipo de actividad que tenga el objetivo de proteger el planeta.

¿Qué es lo que puede aportar a alguien hacer un voluntariado?

No necesariamente va a cambiarte la vida, y tampoco tiene por qué hacerlo (eso depende de muchos factores). Lo que sin duda sí va a cambiar es tu forma mirar y entender el mundo.

Más allá del cambio radical que dio mi vida a raíz del voluntariado, siempre digo que esa experiencia me regaló unas nuevas gafas con las que mirar el mundo. Desde entonces, no me las he vuelto a quitar y todo es mucho más sencillo.

Aunque suene a tópico, en un voluntariado recibes mucho más de lo que das: aprendizajes, momentos y personas maravillosas, humildad, una nueva filosofía de vida, una revolución de tu escala de valores y de tus necesidades, un baño de realidad, madurez… Es una experiencia que te aporta tanto a nivel humano… que es muy difícil describirlo con palabras.

Pero para absorber toda esta cantidad de enseñanzas, se debe de estar preparad@ y viajar predispuest@ y abiert@ a aprender más que a enseñar. Si no, pasarás de puntillas y no darás ni recibirás nada.

También organizas viajes solidarios a Kenia, ¿cómo y por qué decidiste lanzarte a esta aventura?

Desde que empecé con Pasaporte Solidario, me he cruzado con muchas personas indecisas que finalmente no se han atrevido a hacer un voluntariado por miedo o inseguridad: miedo a viajar en solitario a un país desconocido, desconfianza hacia las ONGs, inseguridad por lo que van a encontrar una vez lleguen a destino, dudas acerca de si están o no preparad@s para vivir una experiencia de ese tipo.

A la vez, he detectado una gran inquietud de muchas personas por cambiar su forma de viajar. Cada vez somos más las personas que huimos de los viajes puramente turísticos y que queremos dar un paso más en nuestros viajes, dar un contenido social a nuestras vacaciones.

De la fusión de estas dos ideas nacen los viajes solidarios a Kenia: por un lado, con el objetivo de ofrecer un viaje alternativo y de turismo responsable y, por otro, de tener una primera toma de contacto con el mundo del voluntariado y las ONGs visitando diferentes proyectos en terreno.

En estos viajes recorremos algunos de los principales puntos de interés de Kenia (Nairobi, la isla de Lamu, el Masai Mara y otros parques naturales), a la vez que visitamos diferentes ONGs y conocemos la labor que llevan a cabo y los programas de voluntariado que ofrecen.

Se trata de una combinación de turismo responsable y solidaridad que ha tenido muy buena acogida. Y yo estoy feliz de poder acompañar a otras personas a descubrir este trocito de África que me atrapó hace ya más de 4 años.

Grupo de occidentales posa delante de la cámara durante un viaje a Kenia

El turismo responsable está cada vez de moda. ¿Crees que es pasajero?

Aunque es cierto que el turismo responsable está muy de moda, creo que es una tendencia que ha llegado para quedarse.

Cada vez existe una mayor conciencia de la necesidad de viajar de forma responsable y en convivencia totalmente respetuosa con el medioambiente y con las comunidades locales. Más allá de ser algo pasajero, esta forma de viajar tiene cada vez más adeptos y dudo mucho que vaya a desaparecer.

Además, cada vez existen más propuestas de turismo responsable. Desde Pasaporte Solidario, animo a todas las personas que tengan la inquietud de viajar de forma responsable, solidaria y respetuosa a unirse a un viaje de este tipo. Quien lo ha probado, ya no quiere viajar de otra forma.

¿Hacer un voluntariado o unas vacaciones solidarias?

Soy una gran defensora del voluntariado, pero no de cualquier forma.

Con esto quiero decir que para vivir un voluntariado que realmente tenga un impacto positivo (tanto para la persona voluntaria como para la ONG y la comunidad con la que se va a colaborar), es fundamental elegir un voluntariado con criterio y estar preparad@ para vivir una experiencia de este tipo.

Si a pesar de buscar asesoramiento y ayuda, las dudas, miedos y inseguridades siguen pesando demasiado, es preferible optar por un viaje solidario como primera aproximación y toma de contacto con el voluntariado.

Por mi experiencia, este tipo de viaje ayuda mucho a superar miedos e inseguridades y se convierte en un impulso que acerca a los viajer@s a un futuro voluntariado con seguridad y confianza.

Grupo de occidentables en un barco en alta mar en Kenia

Para acabar, nos puedes dar una recomendación para un voluntario primerizo y contarnos tu mejor recuerdo.

A alguien que va a hacer su primer voluntariado le daría un montón de consejos, pero quizás el más importante es viajar libre de prejuicios y con una actitud 100% respetuosa.

Esto se traduce en otras muchas cosas: no creer que van a salvar el mundo, respetar la cultura que les acoge, no juzgar, no pensar que tienen mucho que enseñar…

En la guía gratuita de mi web hablo de éste y de otros errores que suelen cometer los voluntarios primerizos. Además, incluye también 3 claves para vivir un voluntariado de impacto positivo.

¿Mi mejor recuerdo como voluntaria?

Me cuesta mucho elegir un único momento, pero si tengo que hacerlo me quedo, sin duda, con todos los momentos compartidos con las mujeres del proyecto con el que colaboraba: complicidad, risas, abrazos, sonrisas, miradas…, que no se pueden contar con palabras. Hay que vivirlo.

“Hacer un voluntariado cambia tu forma mirar y entender el mundo”
Puntúa este artículo

0 comentario

dejar un comentario