1. Principal
  2. Gran Viaje
  3. Ideas y consejos
El blog de viajes by Chapka

¿Qué idiomas hablabais en África?

ver oir y viajar

Se puede viajar a cualquier lugar del mundo hablando un solo idioma: el materno. Los lenguajes del hambre, del amor, del respeto, del enojo y el de otros muchos estados físicos o psicológicos no necesitan de palabras, pues bastan gestos y miradas para hacerse entender.

Sin embargo, hablar el idioma —o alguno de los idiomas— del país que visitas es como abrir una puerta a otra dimensión. Te permite profundizar en todos sus aspectos: cultural, histórico, natural… Y te puede facilitar los trámites burocráticos que se te presenten a lo largo del viaje.

Imágenes y texto por Juancar y Rosalía del blog Ver, oír y viajar

En los últimos meses, varias han sido las personas que nos han hecho esta pregunta: «¿qué idiomas hablabais en África?». Y puede parecer extraño para algunos, pero lo cierto es que poco conocemos de nuestro continente vecino. De ahí que surjan dudas acerca de la lengua con la que nos movíamos y nos comunicábamos a diario.

chico europeo hablando con africano en Zimbabue

Zimbabue: hablando en inglés.

Sin embargo, antes de contar así sin más qué idiomas utilizamos en África, es preciso situarnos…

¿Qué es África? Por influencia de los medios de comunicación —y un poquito de nuestra propia ignorancia y vaguedad— tendemos a reducir el continente africano a algo así como un país muy grande. Hablamos de África como el que habla de Canadá o nos referimos a los africanos como quien se refiere a los australianos. Y eso nos lleva a generalizar y cometer ciertas barbaridades.

planeta tierra
Clásica fotografía de la Tierra vista desde el Apolo 17, dic. 1972. NASA Johnson Space Center

África es el segundo continente más grande del planeta Tierra y el segundo más poblado, tras Asia. Para hacernos una idea de sus dimensiones, es tan grande que dentro de sus lindes podríamos meter a EE.UU., China, India y toda Europa juntas, y aun sobraría algo de espacio.

A lo largo y ancho de este inmenso territorio habitan mil doscientos millones de personas las cuales hablan más de dos mil lenguas nativas, acogiendo a un tercio de todas las lenguas del mundo. Ello —y sin entrar en datos geográficos, climatológicos o económicos— nos lleva a hacernos una pequeña idea de qué hablamos —o más bien de qué no— cuando nos referimos a África.

chica europea en mercado en Senegal hablando con Africano
Senegal: hablando en francés.

Las más de dos mil lenguas nativas que cohabitan en África, se distribuyen en cuatro grandes familias lingüísticas: afroasiática, nigero-congoleña, nilo-sahariana y khoisana. A las que se suma la familia austronesia, pues de ella proviene la lengua hablada en Madagascar, el malgache.

Visto así, hacer un gran viaje por África sería como recorrer en llano una inmensa torre de Babel. Y el caso es que lo es, es decir, esas lenguas nativas son, en su mayoría, lenguas vivas habladas en algunos casos por millones de hablantes y, en otros, por unos cientos. Entre las más habladas se encuentran el suajili, el hausa o el igbo, con aproximadamente ciento cincuenta millones de hablantes entre las tres.

lenguas mapa africa Familias etnolingüísticas de África, Wikipedia.

Familias etnolingüísticas de África, Wikipedia.

Este mapa seguiría así de no haber sido por la fulminante presencia que para los africanos supuso la llegada de los europeos en la era de los descubrimientos… Portugueses, holandeses, británicos, franceses y españoles fueron tomando partido de pequeños territorios costeros desde finales del siglo XV, hasta que en 1884-1885 se consumó su presencia con la Conferencia de Berlín. En la misma, a los anteriores países se sumaron los recién estrenados Alemania, Bélgica e Italia y entre todos pusieron nombres, límites y «dueños» a los nuevos estados africanos.

África tras la Conferencia de Berlín, Wikipedia.
África tras la Conferencia de Berlín, Wikipedia.

Tras el reparto vino la colonización y, con ella, la imposición cultural, religiosa, económica y política de la metrópoli a la que los africanos debían lealtad. Esto hizo que las lenguas europeas comenzaran a aprenderse en los nuevos estados, pues era la lengua oficial y la que se empleaba en la educación y en la cristianización de los nativos.

De tal forma que, una vez lograda la independencia —en la segunda mitad del siglo XX—, los países africanos acogieron como lenguas oficiales o vehiculares la lengua de sus antiguos colonizadores.

Así, a día de hoy, del total de cincuenta y cinco países, veintisiete han adoptado como único idioma oficial un idioma europeo, dieciocho países tienen entre sus lenguas oficiales un idioma europeo y tan solo nueve países tienen como idiomas oficiales sus lenguas nativas —a pesar de que la gran mayoría, utiliza un idioma europeo como lengua franca—.


Mozambique: hablando portugués.

Lo que no significa que la mayor parte de la población hable dichos idiomas europeos, sino todo lo contrario. A pesar de ser las lenguas oficiales —para la política, el comercio o la educación—, no son las lenguas empleadas a diario entre la población, quien sigue haciendo uso de su lengua materna.

Ejemplo de ello es el caso de Sudáfrica. El 80% de la población habla habitualmente en su idioma nativo, a pesar de que hasta la Constitución de 1996 —tras el apartheid— no fueron declarados idiomas oficiales. Hasta dicha fecha, los idiomas únicos y oficiales fueron el inglés y el afrikáans (lenguas de la familia indoeuropea). A día de hoy, Sudáfrica cuenta con once idiomas oficiales, entre los cuales el isizulu y el isixhosa son los más hablados.

Otro ejemplo curioso es Camerún, un país con una gran diversidad lingüística, donde el inglés y el francés se yerguen como idiomas oficiales, mientras que a lo largo y ancho del territorio se hablan nada menos que alrededor de doscientas treinta lenguas.

Familia bereber en Marruecos: idioma de los gestos.
Familia bereber en Marruecos: idioma de los gestos.

Esta pluralidad lingüística hace de los africanos ciudadanos bilingües, trilingües y multilingües. Hablar muchos idiomas no es signo de distinción, sino de necesidad. Pues la convivencia entre tribus antes enemigas o lejanas y ahora compatriotas obliga, bien a aprender un idioma en común —ya sea nativo o adoptado— o aprender el idioma del otro.

Por tanto, aunque el francés, el inglés o el portugués sean de completa ayuda para los viajeros que se adentren en África, nunca serán suficiente. Pues para ahondar en su cultura, en sus tradiciones o en su modo de ver la vida es necesario hablar su mismo idioma, su idioma nativo. Y eso en términos prácticos, sería casi imposible.

Si te han entrado ganas de conocer y explorar el continente africano, sin duda, la mejor manera es mediante un voluntariado.

1 comentario

dejar un comentario