1. Principal
  2. Gran Viaje
  3. Inspiración Gran Viaje
El blog de viajes by Chapka

40 días en el norte de la India: misticismo, cultura e historia

Narcís dejó su Barcelona natal para emprender “The Backpack Experience”: una aventura de un año por el mundo. Sus pasos le han llevado por Grecia, Nepal, Egipto, Indonesia, India, Bangladesh, Singapur, Tailandia, Myanmar, Filipinas, Chile, Perú, Colombia y Australia, donde ahora va a empezar un Work and Holiday Visa. Nosotros hemos querido saber un poco más sobre su viaje a la India y los 40 días que pasó recorriendo el norte del país.

¿Por qué decidiste visitar la India? ¿Y por qué el norte?

Es un país que siempre había llamado mi atención. Su misticismo, su cultura, su religión, su comida… todo es tan diferente a lo que ya conocía que ¡no podía perdérmelo! Además, visitar el Taj Mahal siempre es un reclamo importante jajaja

Llegué a India tras 2 meses en Nepal, y no tenía muy claro dónde ir. Sólo sabía que mi autobús de 24 horas llegaba a Varanasi y que tenía que visitar sí o sí el Taj Mahal. Una vez allí fui decidiendo sobre la marcha y el destino me llevó a coger una ruta por el norte. Además, no me arrepiento para nada, ya que en la época en que fui (diciembre) las zonas como Goa o Kerala se llenan de turistas y pude conocer el norte más tranquilo, ¡aunque en algunos sitios hizo bastante frío!

Para viajar a la India hay que solicitar un visado. Aparte de eso, ¿tuviste que realizar muchos preparativos o fue un viaje improvisado?

Conseguir el visado para India en Katmandú es ¡toda una aventura! Tuve que ir varias veces a la oficina y rellenar mil formularios. ¡Me pedían hasta el trabajo de mi padre! Además, pagué por uno de un año multientrada y sólo me concedieron 2 meses con una sola entrada. Recuerdo que un amigo nepalí me dijo “Welcome to India!” cuando le expliqué todo el follón.

A parte de esto, el resto del viaje fue bastante improvisado. A medida que viajas vas conociendo los trucos del país, como, por ejemplo, cómo reservar billetes de tren desde el móvil (muy aconsejable) o que siempre debes dormir en la “upper berth” si viajas en “Sleeper Class”.

¿Qué itinerario recomendarías a alguien que va a pasar 1 mes en la India?

Todo depende de los intereses que uno tenga en el país. No conozco el sur así que no puedo opinar, pero el norte es un destino increíble si buscas conocer cultura, religión, historia y, según donde vayas, también una naturaleza increíble.

Para mí los imperdibles son: Varanasi, Jaisalmer, Amritsar y Agra.

Agra básicamente por el Taj Mahal, que para mí es el edificio más bonito que he visto en mi vida. El Fuerte Rojo también es interesante, pero a parte de estos dos lugares hay poco más que hacer.

Varanasi es la ciudad que más me sorprendió de India. Puedes pasarte todo el día en los ghats y nunca dejarán de sorprenderte. Además, se respira misticismo en toda y cada una de las esquinas de la parte antigua.

Jaisalmer tiene una fortaleza espectacular en la que puedes dormir dentro y sentir que viajas a la época medieval. Además, puedes hacer excursiones al desierto, donde puedes montar en camello, ver zorros del desierto o dormir bajo un espectacular cielo estrellado.

Y Amritsar, es una ciudad totalmente diferente al resto. Su religión es diferente y pasar unos días en el Templo Dorado es algo que no se puede explicar, que se tiene que vivir. Allí puedes dormir y comer gratis todo el tiempo que quieras. Una experiencia imperdible.

Si el tiempo hubiese sido favorable me hubiese encantado ir a Ladakh, una región donde se pueden hacer unos trekkings preciosos, pero sólo es recomendable hacerlos de abril a octubre.

Cuéntanos qué tal fue tu experiencia en el Ganges, ese lugar tan mítico.

Tuve dos encuentros con este río tan especial. El primero fue en Varanasi, donde llega tras varios cientos de kilómetros tras su nacimiento. El agua está muy sucia ya que los fieles de sañan, hacen sus ofrendas y tiran los restos de sus muertos al río. Aún así, algunos deciden bañarse ya que dicen que hacerlo purifica tu alma.

Mi segundo encuentro fue en Rishikesh, mucho más cerca del nacimiento y donde las aguas están bastante más limpias. Allí sí que decidí meterme para purificar mi alma, aunque no noté ningún cambio jajaja.

Pero si he de escoger un momento junto al Ganges, es cuando vi por primera vez el Burning Ghat en Varanasi, el ghat donde se realizan la mayoría de las cremaciones de India. Ver todo el todo proceso sagrado desde que la persona muere hasta que es lanzada al río es toda una experiencia.

La gente que visita la India siempre habla de un gran choque cultural. ¿Qué opinas tú?

¡Sin ninguna duda! Todo es muy diferente. Las castas, la religión el respeto por los mayores, las vacas en libertad por las calles… Todo hace que cada día en India sea muy intenso.

Yo tenía mucha curiosidad sobre el sistema de castas y los matrimonios de conveniencia. Tras hablar con gente de diferentes castas, puedo decir que en 2018 la mayoría de los matrimonios todavía son concertados. Hablé con un camarero que me dijo que su mujer la habían elegido sus padres y al preguntarle si le gustaba me dijo “A veces” y se rio.

En cambio, pude conocer un chico de una de las castas más altas y me dijo que sus padres le daban libertad para escoger mujer, siempre y cuando tuviese estudios.

¿Y sobre el otro gran tema “picante”: la comida? ¡Hemos visto en Instagram que hasta hiciste una clase!

Yo no soy un gran apasionado de la comida picante, pero puedo decir que la comida india ¡es increíble! A mí me encantó. Vale la pena sufrir un poco con el picante para poder probar tantos platos distintos y tan buenos. Desde las samosas que venden los niños en los trenes, hasta los lassis dulces, pasando por un thali que no te podrás acabar, un chicken tikka massala o el increíble chole bathure. ¡Qué hambre me está entrando!

En Udaipur tuve la oportunidad de hacer una clase de cocina india con una mujer que enviudó y que se puso a trabajar en el hostal de su yerno. Unos chicos irlandeses le dijeron que era la mejor comida que habían probado y que debería hacer clases de cocina. Así que se puso a ello. ¡Fue una experiencia deliciosa!

¿Qué es lo que más te ha marcado de la India? ¿Y alguna decepción?

Creo que hay dos lugares que me marcaron mucho: los ghats de Varanasi y el Templo Dorado de Amritsar.

Los ghats son un lugar increíble donde se junta gente de todas las edades a hacer cualquier actividad diaria: bañarse, limpiar la ropa, comer, jugar, relajarse, rezar, trabajar… nunca decepcionan. No sé cuantas horas pasé allí paseando o simplemente observando.

Y el Templo Dorado… hay que vivirlo. Sentarse en el suelo con cientos de desconocidos de todas las clases sociales y comer con ellos la comida gratis que ofrecen… no tiene precio. ¡Dan de comer hasta a 100.000 personas en un solo día!

Y en cuanto a decepción, creo que McLeodGanj fue el que más me decepcionó. Es un pueblo budista que acoge al Dalai Lama desde que tuvo que exiliarse del Tíbet. Me esperaba un pueblo mucho más místico, pero me encontré que se había convertido en una atracción turística con más pizzerías que puestecitos de comida callejera.

La película Viaje a Darjeeling viene a la cabeza de muchos españoles cuando hablamos de la India. ¿Los viajes en tren son así de especiales?

Los viajes en tren son toda una experiencia. Es algo que se tiene que vivir si vas a India. Yo viajé en la clase Sleeper y Second Seating, y las recomiendo totalmente ya que es donde viajan los locales y donde podrás tener una experiencia más especial.

Second Seating es un poco jaleo así que sólo la recomiendo para viajes cortos. Pero en Sleeper puedes hacer viajes largos y no pararás de ver a niños que pasan ofreciendo comida o adultos muy interesados en conocerte y saber sobre ti. A veces no hay posibilidad de comunicarse así que puede ser que te miren y sonrían durante las 6 horas que dure el trayecto. Además, no dudarán en ofrecerte comida, bebida o cualquier ayuda que necesites.

Y si seguimos con las películas, la otra a mencionar es Slumdog Millionaire. ¿Crees que es un retrato fiel de la India?

Me hizo mucha gracia ver esta película pocos días antes de irme de India con unas chicas argentinas que conocí en Rishikesh. ¡Es súper auténtica! Me quedé impresionado en cómo refleja la realidad india.

Los viajes en tren, las diferentes clases sociales tan cercanas en distancia y tan lejanas en poder adquisitivo, los niños mutilados que piden por la calle, la comida… Aunque nada como vivirlo tú mismo para saber cómo es la auténtica India.

De Egipto a la India y ahora vas a pasar unos meses de Working Holiday en Australia. ¿Qué es lo que te motivó a lanzarte a esta aventura?

Llevaba ya casi 4 años trabajando y me vi siguiendo la vida que la sociedad nos hace pensar que tenemos que seguir: estudiar, trabajar, buscar piso, casarte, tener hijos… No es que no quiera hacer todo esto, pero antes quería tener muchas experiencias y muchas de ellas quería hacerlas de joven.

Así que decidí ahorrar al máximo durante un año para poder vivir estas experiencias como hacer un voluntariado, ver las Pirámides o el Taj Mahal, hacer un trekking por el Himalaya o tener una experiencia de trabajo en un país lejano y con una cultura de trabajo diferente como es Australia.

¿Algún consejo para los viajeros que quieran seguir tus pasos?

¡Que no tengan miedo y que se lancen a la aventura! Es una experiencia que nunca olvidarán. Y si les cuesta tomar la decisión que hagan como yo, que para no poder echarme atrás me compré un vuelo El Cairo-Katmandú, lo que me obligaba a estar ese día en Egipto, ¡y así fue!

40 días en el norte de la India: misticismo, cultura e historia
5 (100%) 3 votes

1 comentario

Leonardo
Leonardo

11 agosto 2018

Gran experiencia la de Narcís y muy interesante lo que nos explica

Responder

dejar un comentario