1. Principal
  2. Working Holiday Visa
  3. Canadá - Working Holiday Visa
El blog de viajes by Chapka

Working Holiday Visa en Canadá: la experiencia de 4 blogueros españoles

Dicen que Canadá es uno de los mejores países donde vivir: acogedor, seguro, rico, multicultural, ¡enorme! y con una naturaleza y una fauna que dejan con la boca abierta. ¿Se puede pedir algo más? ¡Ah, sí! También tienen la primera pista de aterrizaje para OVNIs construida en el mundo. Si eres un fan de los extraterrestres y tienes menos de 35 años, la forma más sencilla de probar suerte en tierras canadienses es con la Working Holiday Visa: un visado que te permite vivir y trabajar en el país durante 1 año. Hemos hablado con 4 blogueros que emprendieron la aventura para que nos cuenten su experiencia.

6 meses en las rocosas

   Por Sin parar de Viajar

Somos Silvia y Sergio, y después de realizar la WHV en Nueva Zelanda nos animamos a hacerla también en Canadá. En nuestro caso nos decidimos por ir a trabajar a un resort en medio de las Rockies, ya que por RRSS conocimos a unos españoles que estaban allí y aplicamos, siendo contratados al día siguiente y pensamos… ¡Qué mejor lugar para pasar el verano canadiense que las Rockies!, ¿no?

Nuestro inglés es bastante aceptable por lo que en el resort realizamos trabajos de cara al público. No te preocupes si el tuyo no lo es, siempre hay trabajos en los que no tienes por qué trabajar con gente y para los que el idioma no es un problema. Silvia trabajó de Front Desk en el resort y llegando, en menos de 2 meses, a la posición de supervisora de Front Desk. En Canadá si eres buen trabajador, ¡te verás recompensado rápido! Sergio trabajó en la zona de Food and Beverage, primero como Cashier en la cafetería y más tarde ascendido al restaurante de camarero.

La experiencia fue genial, no solo por los compañeros de trabajo con los que trabajamos y que hoy podemos llamar amigos, sino también porque las vistas del lugar eran espectaculares ¡Y las veíamos todos los días! Además, es un genial lugar para ahorrar dinero para viajar después. ¡Todo son ventajas! Así que, si te lo estás pensando, ¡lánzate! Vas a vivir la mejor experiencia de tu vida y jamás te vas a arrepentir.

Idas y venidas canadienses

Por Instantraveler

La primera vez que visité Canadá fue en el año 2014 y ahí fue cuando me enamoré de este maravilloso país (y también de un canadiense). Volví en el 2015 para esta vez quedarme durante 6 meses y viajar. No fue hasta el año 2016 que me mudé definitivamente con mi Working Holiday Visa y aquí estoy todavía.

Después de dos años, tres visados de trabajo diferentes (working holiday, young professionals y open work permit en proceso de residencia permanente) y trabajando para la misma empresa de gestora inmobiliaria, puedo decir que Canadá es un país que se ha portado genial conmigo y que de momento no me ha decepcionado.  Lo único que echo de menos es el buen tiempo de España, que no lo apreciamos (al menos yo) hasta que ya no lo tenemos. Aquí en Canadá las temperaturas son mucho más extremas y todo el mundo bromea con que solo hay dos estaciones (invierno y verano).  Recomiendo que quien pueda visite Canadá y se aproveche la experiencia de trabajar y viajar con la WHV durante un año, será una experiencia inolvidable y la gente y paisajes que descubrirás te marcarán de por vida.

Encontrar trabajo fue difícil al principio ya que muchas empresas buscan gente que ya sea residente permanente y no se molestan en contratar a gente con permisos de trabajo de corta duración (especialmente en trabajos cualificados).  En mi opinión, la clave para encontrar trabajo es ser paciente e intentar hacer el mayor número de contactos posibles con gente local ya que muchos puestos se cubren gracias a «amigos de amigos».

 8 años viviendo en Canadá

Por En busca del sueño canadiense

Me llamo Carol, y soy una española que a finales del 2010 hice las maletas, y me vine con mi pareja a Canadá en busca del sueño canadiense, encontrar trabajo y vivir en el extranjero. Fui de la primera hornada de la WHV. Dejé mi vida en Barcelona y empecé una nueva aventura en Vancouver, Canadá.

Los primeros 6 meses me dediqué por completo a perfeccionar mi inglés, pues mi intención era trabajar de lo mío, Ingeniería Geológica. Después de 6 meses empecé a buscar trabajo, y tuve suerte de trabajar de mi profesión. Cuando acabó la WHV, intenté quedarme, pero me tuve que volver a España 6 meses. Entonces volví con la YP, aunque esta vez trabajé para otra empresa. Esta empresa me patrocinó y me ayudó a pedir la residencia canadiense.

Al principio en el tema laboral fue complicado, pues no consideraban mi experiencia española, además que al trabajar en otro idioma tenía que aprender todo el vocabulario, todo era nuevo para mí.

Actualmente trabajo en una empresa de ingeniería, tengo el blog donde puedo ayudar a gente a través de consejos para venir a Canadá, y tengo mi propia empresa educacional donde ayudo a estudiantes que quieren venir a Canadá.

Vivir en Vancouver me ha dado la oportunidad de disfrutar de la naturaleza, los deportes al aire libre, viajar y conocer muchísimas culturas. Además, he tenido una hija en Canadá, que es canadiense y española.

Tras más de 8 años viviendo en Canadá, y después de muchos visados he conseguido obtener la ciudadanía canadiense.

De Valencia a Vancouver

Por Lola de 123MeridianWest

A finales de 2010 dejé mi vida en España y emigré a Vancouver. Siempre había soñado con vivir una experiencia internacional y me entusiasmaba la idea de trabajar en Canadá, pero los trámites para conseguir un visado de trabajo eran complicados y la burocracia internacional, lenta. Por suerte, los jóvenes españoles podemos optar a una Working Holiday Visa, que nos permite residir y trabajar en Canadá legalmente durante un año.

Gracias a ello tuve la oportunidad de vivir una experiencia única en Canadá. Me permitió aprender un oficio nuevo, conocer la cultura canadiense, disfrutar al máximo de la ciudad de Vancouver y sentirme como en casa en un país que, hasta entonces, era totalmente desconocido para mí.

A los jóvenes que estén pensando en optar a una Working Holiday Visa en Canadá les diría que no lo dudaran, que aprovechen la ocasión para abrirse camino en un país nuevo con la garantía de un visado de trabajo que les abrirá muchas puertas. Hay que estar muy alerta a la publicación de la convocatoria porque el número de visados que se expiden cada año es limitado y se agotan muy rápidamente, pero merece la pena no dejar pasar la oportunidad.

Una vez en el destino, las primeras semanas son cruciales para buscar empleo, ya que se dispone de todo un año por delante para desempeñar el trabajo. Durante todo ese tiempo, yo recomiendo disfrutar al máximo del país, empaparse de la cultura, de los paisajes y vivir cada día con intensidad.

Al expirar el visado, uno debe decidir si seguir en el país, para lo cual deberá conseguir un nuevo visado, o volver a España. En mi caso decidí volver. Hoy en día tengo una vida en España que me hace feliz y una profesión en la que me siento realizada, pero estoy segura de que todo ello ha sido, en parte, gracias a la inolvidable experiencia que viví en Canadá.

Bonus: la experiencia de un viajero Chapka que nos ha inspirado con su historia

¡Hola! Me llamo Alberto y quiero compartir con vostr@s mi experiencia en lo que llevo de tiempo en Canadá. Antes de venirme, había vivido en otros países, Finlandia, Australia, Malasia… A lo largo de mi carrera profesional he intentado que mi carrera tuviese sentido y relevancia para con mis valores, además de que el país a donde fuese, tuviese al menos algún atractivo importante: la cultura, condiciones laborales, libertad, progresismo, oportunidades de futuro, bienestar (pero también acceso a actividades de tiempo libre y posibilidades de disfrutar del entorno) y que fuese el adecuado para mis gustos y visión de la vida.

¡No puedo, de momento, estar más satisfecho con lo que me he encontrado aquí en Vancouver! Cumple con muchos de mis requisitos. Soy honest: es una ciudad cara, hay que pelear muy duro, saber estar en paz con uno mismo cuando las noticias duras y las preocupaciones llegan. No importa donde vivas, siempre habrá días duros, claro. Creedme que Canadá es todo un desafío, a muchos niveles, aunque todo es posible en este país. Para muestra, un botón: el primer día, nada más llegar ya conseguí mi permiso de trabajo, mi cuenta de banco, mi número de la seguridad social, mi número de teléfono… Pero eso sí, dónde vivir es ya otra historia en Vancouver: dependiendo de tu presupuesto, de si vas a compartir…

¡Pero no os asustéis! Lo más importante es la actitud positiva y salir adelante. En Malasia era manager de un programa de reciclaje de ordenadores, y aquí tuve la suerte de, al segundo día, conocer a la que hoy es mi Manager de RRHH. Hablamos un rato, le envié mi CV, tuve que pasar varias entrevistas y tests de personalidad (porque si es duro en España… imaginaos aquí) y ¡hoy soy supervisor de producción en una enorme planta de reciclaje!

Mi trabajo me hace muy feliz, aquí valoran a los profesionales formados, con integridad y con actitud (sobra decir que un nivel muy alto de inglés es crucial). Claro que son muchos los desafíos que se presentan en el día a día laboral, en la ciudad, con las cosas cotidianas…pero eso es otra historia de la que hablaré otro día.

Mi consejo: ¡Quien tenga la suerte de recibir la invitación a Working Holiday Visa, que no se lo piense! ¡Las oportunidades están para aprovecharlas!

Aquí os dejo una foto de mí en el trabajo. Aunque la imagen no es la más impactante, espero os inspire y os anime saber que muchos españoles somos felices y ¡damos lo mejor de nosotros mismos para prosperar en este increíble país!

Puntúa este artículo

0 comentario

dejar un comentario